No es lo que se ahorra, es lo que puede hacer con esa plata

Los descuentos pasan desapercibidos. Más bien proyecte lo que representan para el cliente.

Aunque no soy el más fan de los descuentos (entenderá… por aquello del libro Bueno, Bonito y Carito); soy consciente de que en el corto plazo pueden funcionar y que son parte de la dinámica comercial de muchos de nuestros mercados.

Sin embargo, solo contar el descuento o el beneficio para el cliente, no siempre es tan poderoso y no siempre lo moviliza a tomar una acción. Hay tanta gente diciendo la misma cosa que el esfuerzo del descuento pasa desapercibido y tristemente se vuelve paisaje. ¿Se imagina? Finalmente toma la decisión de bajar el precio y al comunicarlo… a nadie le importa. Triste.

Por eso, si va a hacer el esfuerzo de dar un descuento, si va a dejar de ganarse esa platica, si va a entregar beneficios adicionales; independiente de la forma como lo haga, comuníquelo de forma creativa.

De hecho, lo que hizo esta compañía me pareció muy interesante. Le incluyen storytelling al tema. Es una tarjeta de crédito que le devuelve el 2% de las compras que haga con la tarjeta. Pero no se quedan allí, le cuentan lo que hizo una empresa con ese dinero, solo para que se antoje.

No es lo que se ahorra 2% cash back

El anuncio dice, con entonado acento:

Mi 2% de devolución ilimitada es más que un beneficio. Es nuestra salud.
– Ken Jacobus, CEO de Good Start Packaging

Ken Jacobus redimió US$36.000 de devolución en efectivo para ofrecer salud a sus empleados. Imagínese lo que el programa UNLIMITED 2% CASH BACK podría hacer por su negocio.

Capital One / Spark Business
Seguro de salud
CapitalOne.com/SmallBusiness

Y así es como lo comunican en la propia historia de la empresa:

Si va a hacer el sacrificio de dar descuento y entregar dinero, que se justifique. Vaya más allá del típico “30% OFF”, todos dicen lo mismo. Ponga a la gente a soñar con lo que ese ahorro significa. No solo es más agradable, sino que se aleja de los cientos de negocios que dicen exactamente lo mismo.

No es lo que la gente se ahorra, es lo que puede hacer con esa plata. ¿Se imagina?

Autor de Yellow, Detalles que Enamoran, Bueno, Bonito y Carito, El día que David venció a Goliat y Facebook Toolbox. Antes de fundar Bien Pensado trabajó para compañías como Coca-Cola, DuPont, Avery Dennison, Varta Rayovac y el Grupo Latino de Publicidad. Administrador de Empresas, Especialista en Psicología del Consumidor y MBA. Colombiano, lector compulsivo, testarudo por naturaleza y optimista por convicción. www.DavidGomezGomez.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 thoughts on “No es lo que se ahorra, es lo que puede hacer con esa plata

  1. Qué buen ejemplo, digno de (ojalá) introducir en nuestra cultura. Así como existe el ranking de Un Gran Lugar para Trabajar, estas prácticas, mejores prácticas, son candidatas a algo así como Innovación Social en el mundo empresarial. Los colaboradores primero, y enseguida la cascada de otros ámbitos a donde pudieran llegar nuevos beneficios. Gracias por compartir esta grandiosa clase de experiencias.

  2. Interesante la estrategia que utilizó la empresa ya que ese descuento no solo ayuda a ahorrar sino que contribuye a mejorar la calidad de vida de los demás, eso es marketing con sentido social, brindar valor del producto o servicio que trae beneficios que aportan algo valioso